HISTORIA DE LA INYECCIÓN – Grupo Plastiform

HISTORIA DE LA INYECCIÓN – Grupo Plastiform

25 julio, 2013 Desactivado Por Cristina Estevas

HISTORIA DE LA INYECCIÓN – Grupo Plastiform

John Hyatt registró en 1872 la primera patente de una máquina de inyección, la cual consistía en un pistón que contenía en la cámara derivados celulósicos fundidos. Sin embargo, se atribuye a la compañía alemana Cellon-Werkw el haber sido pionera de la máquina de inyección moderna.

INYECCION DE PLASTICO EN ALCALA DE HENARES
Esta firma presentó, en 1928, una patente incluyendo la descripción de nitrocelulosa (celuloide). Debido al carácter inflamable de la nitrocelulosa, se utilizaron posteriormente otros derivados celulósicos como el etanoato de celulosa. Los británicos John Beard y Peter Delafield, debido a ciertas diferencias en la traducción de la patente alemana, desarrollaron paralelamente la misma técnica en Inglaterra, con los derechos de patente inglesa para la compañía F.A. Hughes
 Ltd.

El primer artículo de producción masiva en Inglaterra fue la pluma fuente, producida durante los años treinta por  la compañía Mentmore Manufacturing. La misma utilizaba máquinas de moldeo por  inyección de Eckert & Ziegler (Alemania). Estas máquinas funcionaban originalmente con aire comprimido (aproximadamente 31 kg/cm2); el sistema de apertura de molde y la extracción de la pieza eran realizados manualmente, y los  controles incluían válvulas manuales, sin control automático ni pantallas digitales; además, carecían de sistemas de seguridad.

 INYECCION1
En 1932 apareció la  primera máquina para inyección operada con sistemas eléctricos, desarrollada por  la compañía Eckert & Ziegler. Al mismo tiempo, otros países como Suiza e  Italia empezaban a conseguir importantes avances en maquinaria. Ya a finales de  los años treinta, el polietileno y el PVC, ambos, de alta producción y bajo  costo, provocaron una revolución en el desarrollo de
la maquinaría, teniendo el  PVC mayor éxito como material para extrusión.
En 1951 se desarrolló en Estados Unidos la primera máquina de inyección con un tornillo reciprocante (o, simplemente, husillo), aunque no fue patentada hasta 1956. Este  cambio ha sido la aportación más importante en la historia de las máquinas inyectoras. Al finalizar la segunda guerra mundial, la industria de la inyección  de plástico experimentó un crecimiento comercial sostenido.